El Ayuntamiento tiene la responsabilidad de luchar contra el pisoteo y deterioro de las dunas de Ribamontán al Mar

En el último pleno la portavoz del PRC reprochó a Iniciativa Vecinal el control que hacemos sobre las actuaciones del Ayuntamiento en las playas y nos pidió que empleáramos “el mismo celo” para “denunciar y exigir a los organismos pertinentes que eviten el deterioro de las dunas de Somo y Loredo”, en concreto en las dos bajadas “que se están utilizando descendiendo la gente con tablas y rompiendo la vegetación dunar”.

Lo curioso es que el “organismo pertinente” para luchar contra el pisoteo y deterioro de las dunas es el propio Ayuntamiento de Ribamontán al Mar, que tiene publicada una Ordenanza de Playas que incluye el siguiente régimen sancionador:

FALTA LEVE: Pisotear la vegetación dunar, tenderse o depositar objetos sobre ella sin causar daño relevante. FALTA GRAVE: Realizar cualquier actividad que pudiera causar derrumbes o descalces de los taludes de las dunas. FALTA MUY GRAVE: La producción de impactos negativos por cualquier causa sobre la fauna y flora tanto litoral como marina, especialmente en las zonas dunares.

Iniciativa Vecinal está cumpliendo su papel de controlar al Equipo de Gobierno y este lo que tiene que hacer es asumir sus responsabilidades al frente del Ayuntamiento. En este caso debería tratar de impedir el pisoteo y deterioro de las dunas mediante acciones preventivas, con carteles informativos y campañas de sensibilización social como la de “dunas sin ruedas”(ver imagen), además de sancionar conforme a lo establecido en la Ordenanza de Playas.

Por otra parte, el Ayuntamiento de Ribamontán al Mar también debería pedir apoyo y coordinación a la Demarcación de Costas y la Dirección General del Medio Natural, porque ambos organismos están implicados por sus respectivas competencias en materia de dominio público marítimo-terrestre y la ZEC Dunas del Puntal y Estuario del Miera.