Urbanismo devuelve el PGOU al Ayuntamiento de Ribamontán al Mar porque necesita cambios importantes

La CROTU pide al Ayuntamiento que excluya esta y otras parcelas del suelo urbano por incompatibilidad con el POL

En octubre de 2016 el PRC utilizó el rodillo de su mayoría absoluta para aprobar el Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) de Ribamontán al Mar, mientras que la concejala de Iniciativa Vecinal votó en contra porque el plan consolidaba un modelo de municipio que no compartimos y contradecía algunas determinaciones del Plan de Ordenación del Litoral (POL).

El tiempo nos ha dado la razón porque la CROTU (máxima autoridad urbanística de Cantabria) acaba de decidir la devolución del expediente al Ayuntamiento de Ribamontán al Mar, al objeto de introducir 27 rectificaciones y precisiones o justificaciones.

Se trata de modificaciones muy importantes que obligarán a convocar un nuevo proceso de información pública, estando entre ellas la exclusión de suelo urbano en tres lugares incompatibles con el POL (al oeste de Langre, en El Ribero-Somo y junto a la playa de Loredo) o reducirlos en varias zonas de Galizano, Castanedo, Carriazo y Suesa.

Otras cuestiones a incorporar al PGOU son revisar y justificar los crecimientos urbanísticos, ampliar la reserva de vivienda de protección oficial, o incorporar la previsión de financiación para la obtención de suelo, construcción y mantenimiento del campo de golf en Loredo-Langre y otras dotaciones públicas.

En Iniciativa Vecinal defendemos el POL como un instrumento útil para el desarrollo equilibrado de los municipios costeros y por eso pensamos que el equipo de Gobierno debería asumirlo en su integridad, recogiendo todas las recomendaciones de la CROTU a la mayor brevedad posible.

Fracaso del equipo de Gobierno

Poco antes de las elecciones municipales de 2007 todos los vecinos de Ribamontán al Mar recibimos una carta del alcalde en la que decía que el PGOU era el mayor desafío de la legislatura”.

Lo cierto es que aquella legislatura concluyó en 2011, que estamos en 2018, y que el PGOU va a ser sometido de nuevo a información pública porque tiene que ser objeto de modificaciones muy importantes.

El equipo de Gobierno ha fracasado en materia urbanística y resulta evidente que la política municipal necesita una renovación de ideas y de proyectos, dando por finalizados los tiempos del urbanismo a la carta, para empezar otro donde sólo se atienda al interés general.